Fundamental elaborar sentencias claras para la ciudadanía

Carlos Soto Morales, Magistrado del 8º tribunal colegiado de circuito de la 1ª región,  presentó en el INACIPE su libro “La Función Judicial”, una reflexión en torno a las calidades éticas y morales que deben tener los operadores del sistema de justicia y en especial jueces y magistrados de todo nivel.

 

De acuerdo con el autor, esta obra ahonda sobre la necesidad de un cambio en el lenguaje “barroco” que es comúnmente usado por los penalistas a favor de una forma clara de comunicarse que pueda ser entendida tanto por defendidos e imputados.

 

“Los juzgadores deben saber mediar entre las exigencias técnicas de la profesión y el lenguaje ciudadano”, opinó al respecto el Director del Centro de Estudios Constitucionales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Roberto Lara Chagoyán.

 

Por su parte,  la Magistrada María Silva Rojas declaró que no solo la ley sirve para que las personas distingan qué es legal y qué no lo es, sino que las sentencias dictadas por los jueces sirven para explicar aún más que el texto constitucional. De ahí la importancia de su claridad.  

 

En la medida en que las sentencias sean cortas y concisas, estas serán transparentes. Muchos tratan de esconder en textos de mil 200 hojas su falta de pericia al elaborar sentencias, mismas que nadie entiende y que nadie quiere leer, señaló el especialista en Derecho, Miguel Carbonell.

 

Además de lo anterior, la obra reconoce que el sistema judicial nacional emplea a menos mujeres que a hombres; situación que no lleva a la inclusión y al combate contra la discriminación por género.

 

“Para arreglar el problema de discriminación hacia las mujeres en el Poder Judicial, debemos iniciar por tener más mujeres jueces y magistradas.

Así cuando llegue la hora de que el Presidente proponga a miembros para la Suprema Corte, no tendrá pocas mujeres a las cual elegir”, declaró el autor.